Marzo 2018

BARÓN ROJO

Éste cómic es recomendable sobre todo para aquellos que disfruten de lo militar y hazañas bélicas. Trata sobre Manfred von Richthofen (1892-1918), también conocido con el apodo que da título a esta colección: el Barón Rojo. Un as de la aviación alemana con el record de haber derribado el mayor número de aeroplanos durante la Primera Guerra Mundial.

 

El dibujante madrileño Carlos Puerta demuestra ser muy minucioso, y plasma con gran detalle las armas, los vehículos o las ropas. El dibujo posee un gran realismo, pero también se ve un claro ejemplo de expresionismo en el uso de los colores para dar mayor fuerza a la gestualidad en los rostros. Cada viñeta parece un retrato al óleo, lo cual da una gran intensidad emocional, pero no transmite movimiento. Las impresionantes escenas de los enfrentamientos del barón, tanto en el aire como en tierra, parecen imágenes congeladas en el tiempo. Por un lado ayudan a sentir la grandeza de controlar el cielo, pero por otro resta intensidad al resultar algo estáticas. No hay onomatopeyas y los diálogos son escasos, como en el cine mudo, la historia se narra sobre todo visualmente, y es el propio espectador quien, sugestionado por la intensidad del dibujo, completa en su cabeza lo restante.

Aunque narra episodios reales de la vida del protagonista, mezcla con la ficción, ya que le atribuye su pericia a ser capaz de captar las emociones y pensamientos de los enemigos. El guionista Pierre Veys le muestra como un predador insaciable que sólo encontraba emoción en cazar a sus congéneres, y que veía la guerra como una bendición para sus necesidades. Un carácter seguramente muy fiel a la figura real del Barón, ya que él mismo manifestó que su instinto cazador sólo se aplacaba después de haber derribado a un enemigo, durante unos pocos minutos. Aunque con cierto carácter sádico, la imagen que nos llega no es la de alguien malvado, ya que vemos numerosas escenas de alguien con honor que respetaba a sus rivales. De hecho cuando murió, cayendo en campo enemigo, fueron los mismos británicos quienes le enterraron con todos los honores, añadiendo en su lápida: “Aquí yace un valiente, un noble adversario y un verdadero hombre de honor. Que descanse en paz”.

Barón Rojo empezó a publicarse en 2012 pero el estilo, tanto a nivel narrativo como artístico, recuerda mucho al tebeo europeo de aventuras que proliferaba en los años 80 y 90.

A finales de 2017 salió en tapa dura una edición integral de esta colección, una oportunidad magnífica de hacerse con la obra completa. Un cómic notable, que hará las delicias de lectores de cualquier generación.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación