Enero 2017

COLONIA

Una pareja (Daniel Brühl y Emma Watson) se ve envuelta en el golpe de Estado de Chile en 1973. Él es secuestrado por la policía secreta de Pinochet, y ella le seguirá la pista hasta un sitio llamado Colonia Dignidad, que aparenta ser una misión de caridad regida por Paul Schäfer (Michael Nyqvist). El filme está basado en una historia real, sobre esa colonia dirigida por Schäfer, un colaborador del régimen de Pinochet. La historia principal sobre los dos jóvenes es ficticia pero el resto, que refleja las torturas y el régimen de terror que imperaba allí, está fielmente reflejado. La relación de la pareja es un elemento añadido al guión por Florian Gallenberger (el director), como forma de atraer la atención de un público más extenso, “ya hay documentales sobre el tema de Colonia Dignidad, así que mi objetivo fue hacer una película que alcanzará un público más joven, no es fácil hacer que la gente se interese por un tema que sucedió hace 40 años y muchos ni siquiera saben quién fue Pinochet”.

Sus obras suelen estar ambientadas en un país diferente, y siempre acerca de la injusticia. En John Rabe trataba el tema de un hombre que salvó a más de 200.000 chinos durante la masacre de Nanjing en 1937, y en Sombras del tiempo explora el tema de los niños explotados. 

“Hay tantas cosas que no son justas en este mundo, y no se tiene ningún conocimiento sobre ellas. No puedes cambiar lo que pasó pero al menos puedes concienciar sobre ello. Éste es un sentimiento muy potente en mí, especialmente cuando se trata acerca de niños, como mi película ambientada en la India, que son vendidos por sus propios padres para trabajar en una fábrica. Es la injusticia definitiva, al igual que en Colonia Dignidad hay sufrimiento por parte de unos críos, y hay una parte de mí que quiere decir: no, no podemos aceptar esto”.

Colonia Dignidad era como un micro estado, formado por 300 personas, esto permite ver muy claramente cómo funcionan los engranajes un sistema cuando sólo hay una figura de autoridad y todos le siguen sin cuestionar nada. “Creo que sería genial que la gente tuviera algún tipo de alarma, si surge un personaje así es que algo no funciona bien, como por ejemplo Donald Trump. Mi país (Alemania) ha demostrado a lo que puede conducir seguir a un líder y cómo llega a afectar a toda la población”. El filme resulta correcto y entretenido, con una buena realización y ritmo. Tiene previsto su estreno en España el 20 de enero. Sin duda el punto fuerte es la actuación de Michael Nyqvist, votado como el hombre más sexy en su país de origen (Suecia), que en la película se muestra como totalmente repulsivo y odioso. El actor tuvo acceso a grabaciones de Paul Schäfer, cosas sobre su manera de hablar o moverse que podía utilizar, pero dijo que no podía imitarle, que era necesario profundizar en él mismo.

Tenía que llegar a la parte desagradable de su ser, aquella que necesitaba para crear su propio Paul. Un método muy extendido entre actores, donde la clave no es imitar, sino ahondar en partes de uno mismo que conectan con el personaje para hacerlo creíble.  Y éste es también el objetivo del director, que seamos conscientes de nuestros fallos, de lo que hay alrededor y de nuestra propia oscuridad en vez de ignorarlo todo ciegamente y seguir a aquellos que se autodenominan como salvadores: “si te das cuenta que la otra persona es un ser humano como tú, es muy difícil hacerla daño, pero si sólo le ves como un objeto, algo para darte placer, para servirte...entonces es muy fácil ceder a tus más oscuros impulsos, y éste era el principal elemento en Schäfer”.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación