Septiembre 2011

CONSTANTINE

Éste fue el primer largometraje del director, Francis Lawrence (Soy Leyenda, Agua para elefantes), que hasta ese momento sólo había trabajado creando videos musicales para bandas como Aerosmith. Y esa experiencia se ve reflejada en el producto final, ya que el aspecto visual es impecable. Una pena que no pase igual con el resto. Quizás resulte una película entretenida, pero sólo para aquellos que no conozcan el cómic, ya que la diferencia de calidad y de fidelidad respecto a las viñetas es abismal. Como película resulta aceptable pero como adaptación del tebeo es bastante mediocre.

 

Esta película del 2005 (basada en un tebeo de DC Comics del que hablaré más adelante) está protagonizada por un inexpresivo Keanu Reeves y, junto a él, Rachel Weisz, que logra paliar en parte el nulo valor interpretativo de Reeves. En el elenco de secundarios encontramos a excelentes actores como Tilda Swinton encarnando a un andrógino arcángel y a Peter Stormare como Satán, sin embargo en esta película peca un poco de histrionismo. Hubiera sido mejor una interpretación al estilo del tranquilo y sinuoso director de porno que interpretó en 8 milímetros. En otro papel de demonio encontramos a Gavin Rossdale, del grupo de rock Bush, cuyo aspecto limpio, bello y perfecto haciendo contrapunto a sus perversas acciones le da un toque discretamente repulsivo.

Alan Moore, uno de los guionistas más brillantes en la industria del cómic, fue el creador de Constantine. En principio era un personaje secundario de La Cosa del Pantano, pero más tarde acabaría teniendo una colección propia: Hellblazer. Así se aprovechó su ambigua naturaleza en una época en la que predominaban héroes cada vez más oscuros. En realidad, este ladino hechicero no llega ni a la categoría de antihéroe. Es un mercenario de la magia que arriesgará a quien sea con tal de salirse con la suya y, llegado el momento del remordimiento, optará por emborracharse para no escuchar a la poca conciencia que le quede.

Una curiosidad: En el tebeo, para crear a Constantine, los dibujantes se basaron en el físico de Sting, por tanto él hubiera sido la elección más lógica en vez de Reeves, sobre todo porque el cantante ya tiene experiencia en el cine (Dune, Quadrophenia, Lock & Stock).

La serie, que ha tenido sus altibajos, (ya que ha ido cambiando de guionista y dibujante) se caracteriza por mostrar infiernos tanto físicos como psicológicos. Las almas retorcidas de las personas y sus sufrimientos hacen juego con los diablos y demás elementos sobrenaturales.

El filme pretende basarse en la etapa Hábitos peligrosos, la mejor de toda la colección) de Garth Ennis en la que Constantine, enfermo de cáncer, busca desesperado una solución para no ir al infierno ante su inminente muerte. Pero lejos de aprovechar el magnífico tebeo mencionado de Ennis en la adaptación a la gran pantalla se le ha edulcorado tanto en su origen como en sus motivos y acciones.

Aparte recomiendo el videojuego: variedad de misiones y escenarios, gran jugabilidad con amplio abanico de conjuros que se combinan con armas y cuerpo a cuerpo, dosis de buenos sustos y la historia, que cambia respecto al filme, resulta más entretenida. Disponible en PC, Playstation 2 y Xbox. En conjunto resulta más satisfactorio que la propia película

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación