Noviembre 2021

cronica francesa.jpg

Tres historias interconectadas en la Francia de mediados del siglo XX, que muestran una serie de singulares individuos, a través de los cuales conoceremos el amor, la violencia, la locura, el arte…

Se trata de una auténtica joya visual, un caleidoscopio cinematográfico compuesto por unos escenarios deliciosos, de los cuales muchos se van construyendo durante la misma escena, en un claro homenaje al teatro. Con una fotografía hipnótica, que alterna constantemente del color al blanco y negro. La simetría con que se dispone cada plano hubiera hecho las delicias del maestro Kubrick, con personajes y elementos perfectamente dispuestos.

 

Por momentos parece que estemos viendo cuadros en movimiento más que una película. La fotografía es de una calidad apabullante, llena de registros tanto en color como en las escenas en blanco y negro.  Los diálogos son pura poesía, recitados por unos extravagantes protagonistas.

Tanto el guion como la dirección corren a cargo de Wes Anderson, conocido por realizar filmes que se salen de lo habitual, de una extraña belleza, similar a las criaturas abisales que habitan el océano. El único punto en contra es que va perdiendo interés narrativo según avanzan las historias, siendo la última la más floja; y la primera la mejor sin duda, donde del Toro encarna a un recluso que crea arte, encontrando a su musa en una de las guardianas.

periodismo pelicula.jpg

En conjunto es un filme cuidado y complejo, que puede no ser del gusto de todos, recomendable para los seguidores de este director o para aquellos que gusten de lo exótico.