Julio 2021

CUERVOS

Este cómic narra una historia tan brutal como hipnótica. El protagonista es Juan, un chaval que sobrevive en las calles de Medellín. Su desamparo le llevará a abandonar prácticamente todo atisbo de empatía, para acabar convertido en sicario y narcotraficante. Cuervos refleja con extrema crudeza el mundo de la pobreza y las drogas, recordando a películas como Ciudad de Dios o Un Profeta.

 

La obra atrapa desde un primer momento, hay un fuerte contraste entre las emociones más complejas y las pulsiones animales. Porque toda la violencia de Juan no es más que un reflejo de su tristeza. Gracias al desarrollado guion de Richard Marazano llegamos a sentir tanto lástima como desprecio por él. Además, todos los individuos y la trama a su alrededor están construidos de forma soberbia, a través de décadas vemos la evolución de un niño hasta un hombre maduro. Cada acto va formando un círculo vicioso donde, aunque uno sea capaz de intuir las consecuencias, no por ello resulta menos estremecedor. De hecho es al contrario, se va creando una tensión e inquietud, que acaban en un orgasmo de lectura, tan doloroso como placentero. La crudeza del tebeo solo es comparable a la belleza que contiene por su realismo y sinceridad. No hace concesiones de intentar justificar o romantizar a los personajes, solo trasladar la vida de Juan con precisión de cirujano.

Es una obra muy recomendable para los que gusten de explorar realidades sociales, el mundo criminal o simplemente una historia desgarradora. Un círculo vicioso que se repite en múltiples partes del mundo, y aquí el escenario elegido es Colombia.

Michel Durand es el encargado del dibujo, dotando de fuerza y expresividad tanto a los personajes como a Medellín, como si esta ciudad fuera un animal salvaje. Realiza con acierto panorámicas de la ciudad y viñetas llenas de detalles, lo malo es que estas últimas muchas veces son muy pequeñas y concentradas varias en una sola página. Mencionar también que a veces los protagonistas o acciones están fuera de campo o en una esquina. Todo esto aumenta la sensación de caos y asfixia que rodea a los personajes en su complicada existencia, pero también dificulta a veces su lectura.

 

La obra se publicó originalmente en Francia en 4 tomos de 2003 a 2006, en un formato reducido que, unido a lo abigarrado de las viñetas en muchas páginas, impide disfrutar plenamente del magnífico arte de Durand. En España Glenat sacó un volumen integral en tapa dura de bastante calidad, aunque es una pena que no decidieran aumentar el tamaño original. Mencionar que el color corre a cargo del propio guionista, Marazano, elevando el arte de Durand aún más, dotándolo de una alma y sensibilidad que convierten a Cuervos en una obra sobresaliente.