Mayo 2021

DEADLIGHT: Director's Cut

deadlight juego.jpg

Se trata de un videjuego de desplazamiento lateral (sidescrolling), homenaje a clásicos como Prince of Persia, Flashback o Another World. Al igual que las citadas obras, Deadlight nos deleita con un carismático protagonista, con escenas llenas de tensión que ponen a prueba nuestros reflejos y nervios. En este caso la acción discurre en una realidad muy en línea con novelas como Soy Leyenda o series como The Walking Dead, donde los muertos vivientes y e incluso otros supervivientes son una amenaza constante, en un mundo destruido.

La primera versión, desarrollada por Tequila Works, salió en 2012 y en 2016 se realizó una remasterización (DeadLight Director´s Cut disponible para Xbox 360, Microsoft Windows, PlayStation 4, Xbox One) que mejoraba el juego de forma notable en todos sus aspectos: controles, nuevas animaciones y resolución de pantalla.

La intención de Raúl Rubio Munárriz (director, co-guionista y diseñador) era devolvernos a los años 80, y la verdad es que lo consigue sobradamente. Resulta una delicia para los amantes de lo retro, o simplemente de aquellos que busquen algo diferente. Se trata de una pequeña joya, muy cuidada en todos sus aspectos, con una ambientación, historia y secundarios que nos meten de lleno en la piel del protagonista. Esto se conjuga con una jugabilidad muy ágil, donde se combinan acción y puzles.

Debemos administrar cuidosamente los escasos recursos (armas, munición, botiquines) y apretar el control adecuado en el momento justo si queremos escapar de las hordas zombies.

juego zombies.jpg

Para la animación se usó el mismo procedimiento que en Prince of Persia, el rotoscopio, que consiste en filmar a las personas para captar su movimiento. La simplicidad de los personajes (retratados como oscuras siluetas) contrasta con unos fondos llenos de detalles que, junto con los efectos de sonido, aportan un gran realismo dentro de su minimalismo. La historia está bien construida, con una narrativa que junto a la jugabilidad mencionada, hacen de Deadlight un producto muy adictivo.