Mayo 2016

ENTRE PLIEGUES

Este extraordinario documental de Green Fuse Films, dirigido por Vanessa Gould, trata sobre el origami, el arte de crear figuras a partir de un solo trozo de papel sin pegarlo, cortarlo o cualquier manipulación más que la habilidad de uno mismo. También destacar la calidad de este documental a nivel periodístico: la redacción, la documentación, la búsqueda de entrevistados, la edición y el enfoque. Muestra este arte no sólo por su paso en el tiempo, sino también por su evolución a través de diferentes disciplinas en la actualidad. Incluso sorprende su aplicación práctica, por ejemplo para lanzar una sonda al espacio. Ya que no podía tener su forma original al hacer el lanzamiento, un diseño de origami resolvió el problema permitiendo crear un modelo que mantuviera la sonda en forma comprimida, pero que luego se desplegase por sí misma de forma perfecta al alcanzar la estratósfera.

 

Entre pliegues (Between the Folds) narra las historias de diez talentosos artistas, matemáticos teóricos y científicos de renombre, que decidieron abandonar sus carreras para dedicarse al origami. Con apoyo musical a cargo de la Orquesta Sinfónica de Budapest, el documental se va internando en su mente para capturar la esencia de su sensibilidad, y el alcance de su creatividad.

Sinopsis

 

El documental se inicia con tres artistas del papel mundialmente famosos: un escultor francés que pliega de tal modo que sus personajes alcanzan el aire caricaturesco de un Daumier o la emotividad de un Picasso; un científico que abandonó su exitosa carrera como físico para comprender las bases matemáticas del plegado del papel; y un artesano que fabrica papel y realiza plegados con un estilo casi impresionista. Sin embargo, a medida que el film avanza, los artistas que van apareciendo resultan cada vez menos convencionales, reflejando el mismo arco de abstracción, minimalismo, deconstrucción, proceso y empirismo, que conforma el arte del siglo XX. Finalmente, la ciencia emerge como un nuevo frente de exploración, a la cabeza del cual se encuentra el MIT, el Laboratorio de Inteligencia Artificial de Cambridge, Massachussetts, junto con un joven y brillante científico ganador de la beca McArthur, que se otorga a los verdaderos genios. Si bien se establece un debate en torno a la técnica, el simbolismo y la finalidad, el documental culmina con la idea de que ciencia y arte son dos interpretaciones de un mismo mundo. Y el papel, como medio –un cuadrado de papel que no se debe cortar ni pegar- emerge como una metáfora de nuestro propio potencial creativo y transformador.

REFLEXIONES DE VANESSA GOULD, directora del film

Traducción de Laura Rozenberg

"En esencia, se trata de un documental sobre el potencial. El potencial de un cuadrado de papel sin cortes. El potencial de una idea científica. El potencial de ver cosas de manera diferente.Siempre me pareció que las fuerzas impulsoras del arte, la ciencia, la escultura y las matemáticas estaban profundamente interconectadas, y que en definitiva constituían maneras de interpretar nuestras experiencias en un lenguaje que es universal.Cuando me enteré del curioso fenómeno de artistas, científicos y matemáticos de todo el mundo que trabajaban con el mismo medio haciendo origami, supe que ahí había algo especial. Entendí que en la simplicidad de un cuadrado de papel debía estar escondido algún potencial de creatividad y nuevas ideas. Todos los que tuvimos que ver con este proyecto nos llenamos de una increíble energía por el solo hecho de hacer un documental sobre ideas. Y a medida que avanzamos, nos dimos cuenta que los temas centrales serían interpretados de distinta forma por cada persona. Por ello, era muy importante que dichos temas se presentaran en forma sutil y flexible, para que cada espectador pudiera experimentar su resonancia universal y su significado personal".

"Para mi, como cineasta, éste ha sido también un proyecto sobre la transformación, no sólo de una hoja de papel, sin también de la gente y sus vidas. La mayoría de las personas entrevistadas abandonaron sus carreras para dedicarse a lo que más les gustaba: el mágico proceso de transformar una hoja de dos dimensiones en algo de tres dimensiones. Y sus remarcables historias tuvieron una repercusión tan fuerte en mi (pues yo también había abandonado mi propia carrera y mi antiguo trabajo), que me propuse sacar a la luz estas historias que son a la vez una fuente de inspiración. Por último, la devoción que siento por este film, descansa en el deseo de que otras personas también se sientan inspiradas por estas increibles historias de transformación".

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación