Septiembre 2016

LA FIESTA DE LAS SALCHICHAS

La fiesta de las salchichas trata sobre unos productos de supermercado que esperan el “paraíso”, cuando algún dios/a (como llaman a los clientes) les lleve en su cesta de la compra a “una vida mejor”. El producto final es una película divertida, tremendamente original y profundamente irreverente, exclusivamente enfocada para adultos. Si Woody Allen dirigiera una obra de animación seguramente éste sería el resultado, ya que está plagada de numerosas referencias, metáforas y reflexiones sobre temas como el sexo, la muerte y la religión. El protagonista es una salchicha, que dirige a un grupo en una búsqueda para descubrir la verdad sobre su existencia, y lo que realmente sucede cuando los eligen para abandonar la tienda. Tiene previsto su estreno en España para el 7 de octubre.

El co-director, Conrad Vernon, ya tiene experiencia en este campo, con productos como Shrek 2 o Monstruos contra alienígenas, todo esto se deja ver en una animación bastante fluida y cuidada, dentro de un estilo que no pretende ser realista sino más bien caricaturesco. Entre los guionistas se encuentran Seth Rogen y Jonah Hill (Supersalidos, Juerga hasta el fin), ambos actores muy reconocidos en el campo de la comedia en Estados Unidos, y que también contribuyen poniendo su voz a los personajes.

Todo el filme está plagado de críticas a los engaños y flagelaciones que el ser humano se hace a sí mismo durante su breve estancia en este mundo: represión sexual, luchas por diferencias ideológicas, enfrentamientos por pertenecer a diferentes etnias... todo ello barreras ilusorias que sólo contribuyen a amargar y a separarnos unos de otros. Y es que desde un primer momento se ve claramente que los alimentos y bebidas que aparecen no son más que variopintas representaciones de los diferentes tipos de personas que pueblan el mundo.

La fiesta de las salchichas resulta tan profunda como gamberra, al mismo tiempo es muy ingeniosa con constantes gags que aseguran que la risa sea constante. Una vuelta al cine de Ralph Bakshi que, entre los años 70 y 80, dio a luz a las primeras películas de animación para adultos, y cuyo objetivo final debajo de la violencia, sexo y provocación, era hacer reflexionar. 

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación