Enero 2017

SHIN GODZILLA

Godzilla es un símbolo de la capacidad de Japón de sobrevivir a los desastres, ya sean naturales o provocados por el hombre. Este monstruo radioactivo nació en 1945, de la mente del director Ishirô Honda, como una metáfora del ataque que sufrió Japón por las bombas nucleares lanzadas por Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. Un ser que serviría como catarsis para, mediante el cine, superar el desastre que traumatizó a varias generaciones niponas. Con el tiempo se convertiría en una especie de antihéroe y toda una figura icónica. Han sido numerosas  las adaptaciones que se han llevado a la gran pantalla,  y en esta ocasión la última viene no de Estados Unidos sino de su país natal.

Shin Godzilla (Shin Gojira) no cuenta con increíbles efectos especiales, es más bien un homenaje al cine antiguo japonés del que nació el gigantesco reptil, hecho con pocos medios, tan cutre como simpático, en la línea del cine de serie B. Casi todo el filme fija su atención en la reacción del pueblo nipón, mostrando su capacidad para reírse de sí mismos con escenas que muestran el exceso de burocracia y formalismos, o bien ensalzar los valores que les caracterizan: tradición, dedicación, honor y sacrificio. 

La película es una extraña mezcla de humor y sensibilidad, donde destaca el grupo de marginados que se unen para salvar el país. Recomendable para audiencias muy específicas, sobre todo para los fans del cine bizarro y la cultura asiática. Lo único que su duración es excesiva para un filme que se centra en innumerables reuniones y debates para afrontar el ataque de Godzilla. Se echa de menos algo más de acción que haga más llevadero sus dos horas de metraje. Tiene previsto su estreno en España el 20 de enero.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación