Julio 2017

SPIDERMAN: HOMECOMING

Éste es el nuevo reboot (relanzamiento del personaje que supone un nuevo punto de partida, sin tener en cuenta las anteriores entregas) del superhéroe más carismático de Marvel Comics, que ha arrasado en los cómics, cine y videojuegos. Sin duda la creación estrella de Stan Lee y la mejor muestra del estilo que inyectó en Marvel: héroes cercanos y creíbles, que debajo de sus poderes fuera fácil identificarse con ellos, con los mismos problemas e inseguridades que el resto.

Spiderman (Peter Parker) era muy diferente al resto de seres que poblaban el universo de Marvel Comics. No era un dios nórdico o una máquina de matar como Lobezno, sólo un chaval, y éste era su principal atractivo para muchos lectores, ya que representaba la adolescencia, el miedo a las chicas, al instituto, o a ser aceptado por los demás.  Con el tiempo iría creciendo, y pasaría de preocuparse por ligues, a intentar llegar a final de mes, e incluso casarse. Con Spider-man: Homecoming se vuelve de nuevo a esa primera etapa: un quinceañero que intenta sobrevivir al instituto al mismo tiempo que a peligrosos supervillanos. A diferencia de anteriores entregas aquí no muestra el origen del personaje, sino que nos introduce de lleno en la acción con un Peter totalmente metido en su ocupación de combatir el crimen.

Un punto positivo es que el guion no abusa de martirizar al personaje para darle profundidad. Lo cual era un error muy común del que acabó pecando, tanto el cómic como la primera trilogía en cine (protagonizada por Tobey Macguire) poniéndole de gafe total, y perdiendo el equilibrio que le da esa cercanía y realismo. 

El filme es una perfecta combinación de acción y comedia, esto último es uno de los puntos fundamentales que definen al personaje, capaz de hacer bromas incluso en las situaciones más complicadas. El humor siempre fue la principal arma de Peter para enfrentarse tanto al desafío de madurar como a los villanos. En el papel protagonista está Tom Holland, que encaja a la perfección como Spidey. Pero tan importante como este arácnido, han sido sus archienemigos, y en este caso el papel recae en un actor magnífico, Michael Keaton, interpretando al Buitre. Tiene previsto su estreno en España el 28 de julio.

El director es John Watts, y a pesar de su corta carrera, (éste es su tercer largometraje) ya demostró su dominio en el que fue su debut en la gran pantalla: Clown, un filme de terror que resultaba en una perfecta sinfonía del miedo. En definitiva: Homecoming es una película notable, excelentemente realizada y muy divertida, que hará las delicias de los fans de Spidey.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación