Abril 2018

INVENCIBLE

Esta colección está guionizada por Robert Kirkman, el autor de Los Muertos Vivientes, y al igual que deslumbró a todos relanzando a los zombis en el cómic, con Invencible ha llevado el género de superhéroes a niveles pocas veces alcanzados. Ambas series empezaron a ser publicadas en el 2003 y aún siguen saliendo nuevos números, lo que demuestra que el talento de este guionista es inagotable, ya que ninguna ha decaído en calidad durante todos estos años.

Invencible juega con los tópicos de los superhéroes, pero nada es lo que parece, ya que Kirkman ha demostrado ser un maestro en los giros de guion, y consigue en cada número dejarle a uno con la boca abierta. La historia es la siguiente: Mark es un chico normal, hasta que en plena adolescencia despiertan sus poderes. Su padre es un alienígena, casado con una humana, que fue enviado a proteger el planeta Tierra. Su progenitor  decide alentarle a desarrollar sus habilidades, y así combatir a los supervillanos. Además de tener numerosos guiños a clásicos del tebeo americano, también se intuye cierto homenaje a Dragonball, ya que la raza de la que desciende Mark tiene muchos paralelismos con los saiyan, a los que pertenecía Goku o Vegeta.

Toda la trama está acompañada de unas luchas impresionantes, con una crudeza y salvajismo pocas veces vista. El gore es habitual, y tanto ganador como perdedor acaban convertidos en una pulpa sanguinolenta. Los primeros números fueron dibujados por Cory Walker, el cual sinceramente dejaba que desear porque resultaba excesivamente simplón, y a veces sus dibujos parecían bocetos más que dibujos terminados. Afortunadamente, después del número 8 (de la colección de grapa) Ryan Ottley se hizo cargo y ha demostrado estar a la altura del magnífico guion, sabiendo trasladar la majestuosidad de batallas épicas y mundos extraterrestres.

Mark no sólo tendrá que emplear sus puños, sino que deberá afrontar un sinfín de decisiones morales. A pesar de tratar con extraterrestres, viajes en el tiempo o realidades alternativas, el lector siente y padece de forma muy cercana cada conflicto interno del protagonista.

Igual que Stan Lee consiguió redefinir el concepto de “superhéroe” con Spiderman, aquí Kirkman también logra un héroe muy realista. De hecho Mark resulta más interesante que Peter Parker, ya que a diferencia de éste (que emocionalmente se quedó estancado en una adolescencia perpetua, siempre inseguro y dubitativo), Mark ha ido madurando, mostrando una gran complejidad. Y no sólo él, el resto de personajes son tan interesantes como el propio protagonista, hasta tal punto que uno llega a dudar si los villanos no tendrán más razón y autoridad moral que las supuestas fuerzas del orden.

Mientras que Los Muertos Vivientes resulta a veces muy monotemática, centrándose inevitablemente, y debido al contexto, en el drama, Invencible añade humor y situaciones variopintas. Pero tristemente no ha tenido el mismo éxito, parece que se tiene que realizar una película o serie de televisión para que muchos se dignen a prestar atención. En conjunto resulta un trabajo sobresaliente, y de lo mejor que se ha llegado a publicar en el género, tanto de superhéroes como de ciencia ficción. Para los que decidan hacerse con ella recomendar los tomos de tapa blanda que han ido saliendo en España. Desafortunadamente, las reediciones en tapa dura se han publicado en un formato demasiado grande y aparatoso para una lectura cómoda.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación