Agosto 2016

JOHN CARPENTER

John Carpenter es un hombre que, apartado de Hollywood, ha tratado de seguir su propio rumbo. Por poner algún ejemplo: en La Cosa, fue bastante criticado por las crudas escenas de violencia, cuando lo que estaba de moda eran los extraterrestres infantiles e inocentones; en 1997 Rescate en Nueva York, nadie quiso apoyarle porque dejaba en ridículo a la figura del Presidente de los Estados Unidos, casi siempre nadando contracorriente. Él mismo ha realizado la mayoría de los guiones y bandas sonoras de las películas que ha dirigido. Es su propio jefe para así, no tener que soportar las excentricidades del mundillo del cine. De esta manera, cada película la convierte en algo personal.

Sus filmes se caracterizan por una visión apocalíptica del mundo. El protagonista suele ser un antihéroe cínico y visceral. De todos sus personajes, el más destacado es Snake Plissken, duro mercenario que apareció en 1997 Rescate en Nueva York y en su secuela, 2013 Rescate en L.A. La segunda parte fue un proyecto, tomado con bastante humor, en el que pretendía reírse “por lo bajo” de las típicas fantasmadas del género acción y con la que, evidentemente, no pretendía tener la seriedad ni el rigor de la primera.

Ilustración por Nathan Thomas Milliner

En ambas, el mercenario está encarnado por Kurt Russell, actor fetiche y gran amigo del director. Russell declaró que Plissken es su personaje preferido de todos los que ha interpretado. También ha colaborado con Carpenter en La Cosa (remake de un clásico de la ciencia ficción, El enigma de otro mundo de Christian Niby y Howard Hawks), Golpe en la pequeña China y Elvis. Sin duda, se le puede considerar el alter ego de Carpenter en la pantalla.

Influencias y simbolismo

Es un enamorado de Howards Hawks (famoso director de destacadas obras como Scarface de 1932 y Río Bravo de 1959), y del western, que le apasiona. Admirador de Ennio Morricone (compositor que tiene en su haber importantes trabajos como La Misión, Novecento o La Muerte tenía un precio) al que convenció para hacer la banda sonora de La Cosa, sin duda la joya de su filmografía (el transfer que se ha hecho para su edición en blu-ray es de los más notables que se han hecho).

En algunos de sus filmes, debajo del terror y la ciencia ficción, se suele esconder una refléxion: con Están Vivos, denunció el consumismo que destruía a la sociedad, a pesar de ser de los 80, los temas que trata tienen en la actualidad, desgraciadamente, más vigencia que nunca. Unos alienígenas implantan mensajes subliminales (obedece, confórmate, consume...) al mismo tiempo que controlan las fuerzas del orden y la política. ¿Resultado?, los ricos son cada vez más ricos y los pobres más pobres, desapareciendo la clase media para instaurar un sistema de privilegiados y oprimidos. Algunos humanos ayudan a los invasores a destruir su propio mundo, sólo para subirse al carro de los poderosos, sin importarles las consecuencias a largo plazo.

En la boca del miedo aborda la noción de la realidad: "si fueses el único cuerdo en un mundo de locos....¿quién sería el loco entonces?". Este interesante planteamiento no sería posible sin un director como Carpenter, que ha demostrado una y otra vez que con talento se puede superar un bajo presupuesto, llegando a realizar pequeñas joyas. El manejo de la cámara, escenarios, perspectiva así como el control sobre los actores demuestra que hay detrás un veterano cuya aportación al cine fantástico, de serie B y ochentero marcó toda una etapa.

Uno de sus últimos trabajos ha sido: Cigarette Burns (en España El fin del mundo en 35 mm) de la colección Masters of Horror, una serie de episodios con historias individuales, cada uno dirigido por un director mítico en el género de terror (como John Landis, Tobe Hopper o Don Coscarelli), que resultaron en un despropósito. El filme de Carpenter es de lo poco de calidad que uno puede encontrar en Masters of Horror. Cigarette Burns trata sobre la investigación que realiza el dueño de una sala de cine, y detective a tiempo parcial, para encontrar una película de naturaleza sobrenatural. Los actores, el montaje de las imágenes, el ritmo narrativo o la banda sonora (hecha por Cody Carpenter, hijo del protagonista de este artículo) logran hipnotizar y mantenerte enganchado durante los 57 minutos que dura el episodio y guarda similitud en cierta manera con (la que para mí fue su última obra maestra) En la boca del miedo, que contaba como protagonista, con un siempre competente Sam Neill.

Además de Kurt Russell, le han acompañado en su trayectoria personajes como el estupendo actor Donald Pleasence y la productora Debra Hill. Llegó a formar una banda de música, The Coupe de Villes, con Nick Castle y Tommy Lee Wallace. Ha hecho sus pinitos en el mundo de los videojuegos, haciendo la música de Sentinel Returns. Y durante este año 2016 está viajando por diferentes ciudades, para tocar en directo, junto a su hijo, Cody Carpenter, temas de sus bandas sonoras (como el que dio en Junio, en el Primavera Sound de Barcelona). Y que más se puede decir de este rebelde con causa, que ha tratado de hacer siempre lo que todos hemos soñado: trabajar en aquello que nos gusta.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación