Abril 2021

EL FOTÓGRAFO DE MINAMATA

William Eugene Smith fue uno de los fotoperiodistas más venerados de la Segunda Guerra Mundial. A principios de los 70 estaba en bancarrota, desconectado tanto de la gente como de su profesión. De repente, es visitado por una mujer, que le pide documentar el drama que está viviendo una región en Japón, por los vertidos tóxicos de una fábrica. Interpretando a Smith está Johnny Depp el cual ya conocía y admiraba el trabajo del fotógrafo. El actor se documentó todo lo que pudo hablando con aquellos que conocieron al reportero y leyendo sobre él, “tenía un dolor tan profundo en su interior que hacía todo lo posible para escapar de los sentimientos. Pero Minamata le hizo abrirse de nuevo”.

A pesar del protagonismo que puede tener tanto el personaje como el conocido actor, la película no se ve acaparada por la figura del fotógrafo. Se muestra de forma sensible, respetuosa y cercana a los habitantes que luchaban contra la compañía. El reportero es un elemento más, en un filme que tiene un obvio propósito de mostrar a los habitantes de Minamata no como víctimas, sino como personas que viven las adversidades con coraje. El director, Andrew Levitas, comenta acerca de Smith “lo que hizo fue encontrar luz, amor y humanidad incluso en los momentos más difíciles. Esto es algo increíblemente difícil de realizar. Pero cuando puedes ver el mundo a través de esas lentes, incluso en los mas oscuros momentos el mundo puede ser un bello lugar. La vida sigue siendo un regalo y una bendición”.

De hecho, fue en Minamata donde Smith realizó la fotografía que está reconocida como la mejor de su carrera: “Tomoko in Her Bath”, mostrando cómo una madre baña, con suma ternura, a su hija enferma. Un momento reflejado en la película y que resulta la esencia que quería captar Levi.

Ciertamente, se consigue transmitir la fuerza de la gente del lugar, pero el deseo del director de mostrar belleza, queda algo empañada por la sensación que transmite la película, con una fotografía oscura, gris y cetrina la mayor parte del tiempo, que acaba saturando. 

En conjunto, El fotógrafo de Minamata es un trabajo sincero y muy bien cuidado a todos los niveles. Muy alejado de largometrajes pretenciosos, que solo pretenden aspirar a premios por un contenido sentimentaloide. Tiene previsto su estreno en España el 30 de abril.