Diciembre 2018

MOTHER RUSSIA BLEEDS

Éste es un beat´em up de 2016 (disponible para Microsoft Windows, OS X, Linux, PlayStation 4 y Nintendo Switch) totalmente retro, homenaje a juegos ochenteros como fue el Double Dragon. Perfecto para los nostálgicos, que quieran retrotraerse a su adolescencia o niñez, a través píxeles y melodías de antaño. La distribuidora es Devolver Digital, la misma que lanzó Hotline Miami, lo cual ya da pistas que se trata de un juego indie, que suple la falta de medios de forma bastante original.

El estilo de gráficos, música y jugabilidad es muy similar al mencionado Double Dragon, si acaso el modelado de los personajes y escenarios resulta más pixelados incluso, recordando a la definición que tenían el Spectrum o Amstrad. Podemos jugar en solitario, a dobles, o hasta cuatro a la vez si jugamos online.

Tiene una serie de puntos que le dan su propia personalidad. Para empezar está ambientado en Rusia, donde tendremos que combatir contra los lacayos de la mafia y políticos rusos. Otro aspecto destacable, es la ultra violencia, hay gore y sangre a borbotones. Podemos matar a nuestros enemigos clavándoles una botella rota en el cuello, machacándoles la cabeza contra el suelo, o reventarles los sesos con una recortada.

Atravesamos gran variedad de escenarios: en medio de un motín en una prisión, con guardias y presos peleándose entre ellos, ayudando a unos manifestantes que tiran cócteles molotov contra un equipo antidisturbios, o recorriendo un club de sado con una clientela de lo más sórdida.

Aunque la principal diferencia frente a otros juegos del género es la forma de recuperar vida o entrar en modo berserker: inyectándose una droga, “Nekro”, que debemos extraer de los cuerpos de los enemigos que dejamos inconscientes. Todos estos detalles mencionados hacen de Mother Russia Bleeds una experiencia muy perturbadora, pero a la par adictiva. Los más sensibles pueden llegar a verse saturados por todos los detalles que le dan esa sordidez. Por ejemplo, en las escenas donde los protagonistas se ven afectados por alucinaciones bastante dantescas, debido al “Nekro”.

La banda sonora está compuesta de manera que recuerda a la época de los 8 y 16 bits,  pero tiene un punto moderno de música electrónica, que encaja a la perfección con el local de bondage que acabamos arrasando.

Aunque es sobre todo machaca botones, según los enemigos, entornos o jefes finales, deberemos cambiar nuestra estrategia. Esto ayuda a que el juego no se vuelva monótono. Aparte de eso tenemos los típicos golpes y armas de este género. Mencionar que el precio no supera los 15 euros. En conjunto resulta muy divertido, recomendable para aquellos que pasaron parte de su juventud en las recreativas.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación