Abril 2020

MUHAMMAD ALI

Éste es un repaso a la vida del que se convirtió en uno de los mayores iconos de Estados Unidos, tanto por sus méritos como deportista como por su controvertida personalidad. Muhammad Ali (conocido también como Cassius Clay) fue no solo un atleta de elite sino también un showman como pocos. Pionero del “trash talk”, que consiste en acusaciones y ataques verbales a los oponentes para minarles psicológicamente.

 

También tuvo un papel relevante como defensor de los derechos humanos, ya que pasó su gran parte de su carrera profesional denunciando el racismo imperante en su país, lo cual le valió muchos enemigos tanto dentro como fuera del boxeo. De las pocas figuras públicas que se negó a participar en la lucha de Vietnam: “no iré para ayudarlos a matar y asesinar a una pobre gente. Son ustedes quienes se oponen a mi libertad, quienes se oponen a mi derecho de justicia, son ustedes quienes se oponen a mi deseo de igualdad. ¿Y quieren que tome partido y que luche por ustedes? Yo no tengo ningún problema con el vietcong, ningún vietcong me ha tratado jamás como a un negro”. El cómic está narrado con una prosa casi poética, apenas tiene diálogos, sobre todo describe en tercera persona las emociones y pensamientos del que llegaría a ser campeón del mundo de los pesos pesados.

Contiene varias descripciones en primera persona de oponentes, periodistas y entrenadores sobre su experiencia con Ali. También se muestra ampliamente su relación con Malcolm X o la nación del Islam. Todo esto se alterna con múltiples explicaciones sobre el entorno político y social en los años 60 y 70, que fueron las décadas más agitadas de Estados Unidos en cuanto a revolución social.

Respecto al dibujo, resulta bastante estático. Exceptuando los combates, el resto de viñetas parecen viejas fotografías, instantáneas que evocan pedazos de historia con colores apagados, con un tono sepia imperante en casi todo el tebeo. Este detalle, junto al estilo de narración mencionado, da la sensación al lector de contemplar pedazos de historia de forma muy realista. Todo dentro de la obvia subjetividad que supone leer los constantes elogios que se hacía Ali a sí mismo. Aunque también se retrata fielmente junto a sus cualidades, el histrionismo, el ego desmesurado o las bajezas de las que hacía gala en numerosas ocasiones.

Aunque a nivel artístico en general es un buen trabajo, el uso del color acaba resultando algo plano y soso, quizás porque se nota demasiado que los colores se han hecho casi en su totalidad con ordenador. A pesar de este detalle, resulta una pieza magnífica para aquellos que quieran comprender mejor la historia tanto del boxeo como de los Estados Unidos.

Mencionar que fue publicado en 2018, en una estupenda edición de tapa dura y excelente gramaje por Flow Press, una editorial cuyo catálogo está lleno de obras tan bonitas como originales.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación