Septiembre 2018

PATIENT ZERO

Tras décadas de películas de zombies, este género derivó hace años a los “infectados”. Ahora los “monstruos” no son muertos vivientes, en busca de devorar humanos, sino bestias poseídas por una rabia asesina que les induce a morder a todo aquel que no esté contagiado. Un claro mecanismo del virus para propagarse lo más rápido posible. Patient Zero da un paso más: los infectados ya no son descerebrados, y a pesar de su deseo de violencia siguen manteniendo la mayor parte de su intelecto. Desarrollan una mayor fuerza y sentidos, pierden la empatía hacia sus semejantes civilizados, siendo ésta reemplazada por una necesidad de violencia brutal.

Aquí el terror viene de que el homo sapiens está amenazado por una nueva raza, capaz de coordinarse y comunicarse entre ellos. Los pocos supervivientes viven en bunkers, dirigidos por militares y científicos. En uno de ellos. Morgan, (Matt Smith), intenta encontrar al “paciente cero”, el primero en haber sido infectado, y cuya sangre podría ayudar a encontrar una vacuna. Morgan fue mordido pero no se transformó, y además de resistencia al virus desarrolló la habilidad de  poder hablar con los infectados que, debido a la alteración neurológica que sufrieron, se comunican con sonidos que los humanos no son capaces de identificar.

La acción trascurre en medio de los diversos interrogatorios que el protagonista realiza con aquellos contagiados. Hasta que un día aparece un nuevo prisionero que da muestras de una claridad mental y autocontrol que no ha visto nunca en los infectados. A partir de ahí se inicia un peligroso juego del ratón y el gato. En Estados Unidos se estrenó este agosto, pero aún no hay fecha para su lanzamiento en España.

La película resulta muy entretenida y logra innovar, de forma modesta, en el género, aportando una cinta de terror interesante. Aunque todos los actores cumplen de sobra, el que más destaca es Stanley Tucci, veterano que llama la atención por su capacidad camaleónica de transformación, no sólo por el cambio físico, sino también por su habilidad para alterar su mímica, voz y presencia. Así que, a pesar de haber aparecido en decenas de películas, y ser una cara conocida, a veces cuesta identificarle. Aquí logra imponer, dando la apariencia de un espécimen alfa, en la nueva especie que amenaza la humanidad.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación