Febrero 2020

THE PUNISHER

Éste es el mejor videojuego (de 2005) sobre el famoso justiciero de Marvel Comics (disponible para PlayStation 2, Xbox y Microsoft Windows). El Castigador representa la faceta más cruda frente a los populares superhéroes, alguien que sin poderes, solo con sus habilidades de ex marine, liquida a los criminales. Aunque pueda parecer algo simple a primera vista, la verdad es que un personaje así no sobrevive décadas (fue creado en 1974), ni llega a tener su propia colección, sin tener buen desarrollo del mismo. Numerosos guionistas exploraron temas muy reales gracias a The Punisher: las mafias italiana, rusa e irlandesa que abundan en Nueva York, el tráfico de personas, el submundo carcelario, etc…

El juego reproduce fielmente a este vigilante y también aparecen personajes clásicos de Marvel como Iron Man, Nick Furia o La Viuda Negra. Se trata de un shooter en tercera persona donde la violencia es máxima. Tenemos múltiples maneras de eliminar a nuestros oponentes, tanto a distancia con armas de fuego, como cuerpo a cuerpo: rompiendo cuellos, rebanando pescuezos, estrangulando… Lo que le distingue es la posibilidad de torturar a los gánsteres que interrogamos. Podemos hacerlo con nuestros propias manos o bien utilizando elementos del entorno.

Sin ir más lejos, en un zoo amenazamos a un mafioso con arrojarlo al estanque de las pirañas.  Al agarrar a un enemigo podemos elegir entre utilizarlo de escudo, interrogarle, lanzarlo contra otros o ejecutarle directamente.

Pero no se trata de ir eliminando oponentes sin sentido, detrás hay una historia digna de los cómics donde nació nació The Punisher. La acción comienza con el protagonista, tras matar a unos yakuza en un club, siendo detenido por la policía. En presidio va dando detalles de toda su investigación, para frenar una conspiración criminal.  A través de flasbacks vamos conduciendo al personaje por diferentes localizaciones, hasta escapar de la prisión en medio de un motín. 

La acción es bastante lineal pero muy disfrutable, tiene la suficiente variedad de escenarios, muertes, misiones y banda sonora para que no resulte monótono. Los gráficos, aunque pueden resultar  pixelados comparado con los actuales (normal, teniendo ya 15 años de antigüedad), han resistido bastante bien el paso del tiempo.

Además, tenemos ejecuciones especiales situando al matón en un punto específico, por ejemplo ensartándolo en la lanza de la armadura de un museo. Lo malo es que estas ejecuciones tuvieron cierta “censura”, al pasar en el climax a los colores blanco y negro, una manera bastante burda de “suavizar” para tener menos problemas con las críticas.  Desafortunadamente, es habitual en este campo o el del cine verse enfrentados a polémicas. En gran parte provocadas por políticos sin escrúpulos y padres sin mucho raciocinio, que buscan chivos expiatorios en vez de echarse un vistazo ellos mismos al espejo. Y es que no hay absolutamente ninguna prueba de estudio cerebral, que asocie videojuegos o cine a comportamientos violentos.

En realidad, está más que probado que el desarrollo de un niño o adulto, y lo que le marca para su conducta, es el ambiente familiar, laboral y escolar. La ira o el deseo de hacer daño no está provocado por videojuegos (por muy extremos que estos sean), sino por un entorno abusivo.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación