Octubre 2020

SELECCIÓN TERROR

BOLSILIBROS BRUGUERA

La editorial Bruguera publicó desde los años 70 hasta finales de los 80 más de 600 libros de bolsillo, que trataban sobre hombres lobo, brujas, vampiros, zombies…. todo el material que un aficionado al horror pudiera desear. Erróneamente, muchos atribuyen a estas llamadas “novelas de a duro” una calidad mediocre. A pesar de apreciarse cierto patrón repetitivo en muchos de los títulos, como la tensión sexual entre la pareja protagonista o el triunfo del bien sobre el mal, lo cierto es que tenían un nivel literario (dentro de sus estereotipos) superior a bastantes Best Sellers de tapa dura, que pueblan muchos escaparates. Por poner un ejemplo del bagaje de alguno de sus autores: Francisco González Ledesma fue redactor jefe en La Vanguardia durante 25 años, y recibió varios premios por su trabajo en España. También fue muy reconocido en Francia, recibiendo  la Medalla de Oro de la ciudad de Toulouse.

Ledesma publicaba como Silver Kane, el uso de pseudónimo fue habitual entre sus compañeros de Bruguera: Luis García Lecha como Clark Carrados, Juan Gallardo Muñoz como Curtis Garland o Rafael Barberán Domínguez como Ralph Barby. Todos ellos, al igual que Ledesma trabajadores infatigables, que dieron a luz cientos sino miles de títulos (en el caso de Barby supera el millar). 

La experiencia y dedicación a su profesión se deja notar en la construcción de situaciones y personajes que captan la atención del lector desde un primer momento. Cada descripción despierta nuestros sentidos, logrando que nos sintamos por completo en la piel de los protagonistas, ya sea en un bote a la deriva en medio del océano, atrapados en un monasterio maldito o rondando un cementerio abandonado. Solo con palabras conseguían crear un ambiente parecido a lo que buscaba la Hammer (productora cinematográfica inglesa), con unas puestas en escena muy trabajadas, provocando auténticos escalofríos.

Eran auténticas golosinas para el aficionado al género ya que, sin ser ni mucho menos obras maestras, uno puede apreciar un interesante aporte. Tenían personajes bien construidos, diálogos interesantes y un ágil ritmo narrativo, que se potenciaba por la reducida cantidad de páginas que poseía cada ejemplar. Actualmente son ediciones descatalogadas, solo posibles de encontrar en librerías de segunda mano.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación