Agosto 2021

UN CESTO LLENO DE CABEZAS

joe hill comic.jpg

La acción se desarrolla dentro de una isla, donde 4 reclusos han escapado y secuestrado al novio de la protagonista, que irá a su rescate armada con una hacha vikinga. Un tebeo que hará las delicias de los aficionados al thriller. El guionista es Joe Hill, hijo de Stephen King, que ha logrado labrarse una reputación, sin aprovecharse de la fama de su padre. Prueba de ello son los magníficos trabajos que ha realizado en títulos como Locke & Key, Wraith o La Capa.

Un cesto lleno de cabezas sigue con las pautas que caracterizan a este escritor en la mayoría de sus obras: la magia, misterios ocultos y un horror que no viene tanto de las escenas de sangre o lo sobrenatural, sino del propio ser humano. Hill sabe como nadie adentrarse en lo más oscuro de las almas, escarbando en sus miserias y pecados, recordando en cierta manera al estilo del director David Lynch. Hill suele demostrar bastante sadismo con sus personajes, haciéndoles pasar auténticos infiernos, tanto emocionales como físicos.

Respecto al dibujo, traslada eficazmente la acción y sobre todo el humor negro, que es el principal componente de la obra. Pero el estilo no ayuda en nada a transmitir miedo, resulta más bien caricaturesco. Los escalofríos vienen por los giros de guion y la cara oculta de ciertos personajes que se van revelando de una perversidad diabólica.

En conjunto es una obra divertida, entretenida y bien construida, donde todos los elementos acaban encajando al final de la trama. Está por encima de la media pero no es el mejor trabajo de Joe Jill. Logrará satisfacer sobradamente a aquellos lectores que vayan sin demasiadas expectativas.