Noviembre 2016

UNTIL DAWN

Until Dawn (sólo disponible para PS4) es el homenaje definitivo al cine de terror, sobre todo el de serie B. La acción se localiza en una cabaña en medio del campo, donde unos jóvenes van a pasar unos días. Según avanza la trama se irán sucediendo muertes y acontecimientos extraños, de tal modo que uno no está seguro si lo que acecha es un asesino en serie, un espíritu, una bestia del bosque o bien un ser mitológico. Así que reúne todos los tópicos del cine ochentero para delicia de los nostálgicos, y lo hace de manera sublime, ya que la ambientación es espectacular y nos traslada a unos ambientes totalmente hipnóticos: un manicomio abandonado, una mina a punto de derrumbarse, una casa aislada por la ventisca, parajes tan bellos como perturbadores o alucinaciones de los propios personajes que nos desvela el interior de su perturbada psique.

 

El realismo facial muestra un nivel de gráficos sobresaliente. Lo único que el control de los personajes es bastante limitado, la mayor parte del tiempo tendremos que pulsar botones en escenas claves durante la cinemática (algo que puso de moda el famoso God of War) o bien explorar el paisaje. Aun así hay una interacción suficiente como para sentirse integrado en la historia. 

Recuerda en cierto modo al L.A. Noire, pero si éste llegaba a hacerse un poco monótono, aquí hay un ritmo mucho más dinámico que hace que lo vivamos como una serie de la mejor calidad. De hecho, cada parte del juego está ordenada como si fuera el capítulo de una serie, ofreciendo un breve resumen de lo que ha pasado y los momentos clave para que no nos perdamos.

El punto fuerte de este survival es que incluye el elemento “mariposa”: cualquier decisión que tomemos influirá en el desarrollo, incluso en quién vive, quién muere y las relaciones entre los personajes. Esto es un extra que multiplica las horas de juego, ya que una vez finalizado el mismo, podremos empezarlo de nuevo pero cambiando la historia. Podría ser considerado el heredero de Fahrenheit, que marcó un antes y un después, y que fue definido como jugar una “película interactiva”. Incluso contó con el compositor Angelo Badalamenti para la banda sonora. Until Dawn también destaca en este aspecto, cuida cada detalle para que la inmersión en la historia sea total.

Desde hace tiempo se dice que los videojuegos superan al cine, su desarrollo en cada elemento como música, historia y personajes ha ido elevando este sector hasta ser reconocido como un arte. Until Dawn es una buena muestra de la constante evolución en este campo.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación