Febrero 2019

WHITE BOY RICK

La película está basada en una historia real: la de Rick Wershe Jr, que con sólo 15 años se convertiría en informante del FBI, además de traficante de drogas y armas. El protagonista no es un joven Scarface que acabó llegando a lo más alto. A pesar de sus lujos ocasionales y codearse con criminales, se trata de un adolescente que fue manipulado y coaccionado por el FBI, y luego abandonado a su suerte, demostrando que la realidad supera la ficción. 


La acción se sitúa en el Detroit de los años 80, una ciudad abandonada, sumida en una crisis que aún hoy en día sigue azotando a los que la habitan. Lluvia y nieve constante acompañan imágenes de edificios abandonados, junto a personajes marginales, transmitiendo una sensación omnipresente de desolación y desamparo. No es tanto un relato de gánsteres, en palabras de su director: “lo que me enganchó en un principio fueron las escenas de padre e hijo. Lo vi como una oportunidad para tratar el tema del sueño americano enfocado en la pobreza y falta de oportunidades a través de los ojos de una familia que intenta permanecer unida”.

Entre las caras conocidas encontramos a veteranos como Matthew McConaughey, cuya interpretación es sin duda la más brillante del filme, encarnando al padre de Rick. Y en el papel del joven delincuente debuta Richie Merrit, que consigue estar a la altura con un trabajo bastante decente.

En conjunto se trata de una película correcta que logra entretener pero, a pesar de contar con una buena dirección y actores, tampoco brilla especialmente. Su mayor valor es el testimonio que da sobre la decadencia de una época y un sector de la sociedad en Estados Unidos. White Boy Rick se estrena en España el 8 de febrero.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación