Diciembre 2016

BIG MAN PLANS

Big Man Plans trata sobre la venganza, el amor perdido y mucho dolor. Temas recurrentes del responsable de esta obra, el dibujante y guionista Eric Powell, ganador de un Premio Eisner (uno de los reconocimientos más importantes en el mundo del cómic) por su serie El Bruto. Junto a Powell, en esta ocasión se estrena como co-guionista Tim Wiesch, éste último define en pocas palabras la esencia  de su obra: “no hay superpoderes, ni enloquecidas artes marciales. Sólo un hombre que va más allá de sus propias limitaciones”.

El guión es tan brutal como adictivo, con un carismático protagonista, que parece nacido de la pluma de Jim Thompson, y que nos atrapa desde un primer momento en un thriller de novela negra. Según avanza la historia vamos conociendo más acerca del protagonista, cuyo nombre nunca se menciona. Como partes de un puzzle su pasado va encajando con el presente en el que se mueve. La violencia que le acompaña es cruda, salvaje y desagradable, y hace un curioso contraste con la ternura y cariño que llega a mostrar el personaje. Alguien que con sus taras físicas está muy lejos de ser un superhéroe y que, a pesar de su doloroso pasado, sigue luchando por lo que cree justo. En perfecta simbiosis con el guión, Powell nos brinda un dibujo fuera de serie que, lejos de estancarse, demuestra cómo ha seguido mejorando.

Su manera de dibujar no pretende ser realista y, a pesar de ello, o más bien precisamente por esta razón, transmite con sus trazos más emociones que otros artistas, como Alex Ross, más cercanos al realismo fotográfico. 

Powell, consigue, igual que hizo con El Bruto, impactar en el lector, agarrarle del estómago y darle la vuelta. Los colores que predominan son del tono de un jazz, colores apagados que nos llevan a una banda sonora de melancolía, nostalgia y tristeza, salpicada de algunos recuerdos sobre las únicas personas que fueron buenas con él en toda su vida. Esperemos que el estupendo tándem que han formado Powell Y Wiesch siga deleitándonos con las historias de este “grandullón”.

"Nos dicen que en el fondo la gente es buena, pero no creo que eso sea cierto. Creo que en el fondo la gente no está bien. Y que pueden aplastar a un hombre y hacerle sentir como si no fuera nada para sentir que están por encima de alguien. Ésa es tu prueba. Un hombre de verdad acepta las penalidades de la vida y sigue adelante, no culpa al destino de su fracaso. Un hombre de verdad acepta todo el dolor y el odio que le entrega el mundo y se lo escupe de vuelta. A un hombre de verdad se le juzga por su corazón, no por su altura". Big Man Plans

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación