Noviembre 2018

KURSK

La película trata un hecho real que ocurrió en el año 2000, sobre un submarino nuclear de la armada rusa, que naufragó durante unos ejercicios. La acción se centra en la supervivencia de aquellos hundidos en el fondo del mar, esperando un rescate que no llegó a tiempo por culpa de los intereses políticos. Al mismo tiempo se muestra a las familias de los marineros, luchando contra la negligencia de altos mandos, que dificultaban el rescate.

El director es Thomas Vinterberg, uno de los fundadores del movimiento Dogma junto a Lars Von Trier. Esta corriente se basa en recuperar la esencia del cine como arte en vez de puro entretenimiento, prescindiendo del exceso de efectos especiales y altas tecnologías que ha difundido Hollywood.  Lo importante es la trama y los personajes, reduciendo el número de artificios.

El filme intenta ser lo más fiel posible a la realidad, aunque introduce ciertos elementos ficticios como el hijo del protagonista. Una especie de testigo silencioso de todos los acontecimientos que rodean al Kursk, y en cierta manera un presagio para las futuras generaciones por la manera en que se relacionan y contemplan a su gobierno. En palabras del director: “nosotros no somos rusos, así que tuvimos que encontrar una ventana desde la cual contemplar y contar la historia, con la mayor humildad y curiosidad posibles. La mejor manera de hacerlo era ponernos en la piel de un niño".

En el reparto tenemos a Matthias Schoenaerts (Bullhead, El loft), interpretando al oficial  dentro del submarino que tomará el liderazgo. Schoenaerts es un magnífico actor belga, con experiencia en interpretar a personajes de gran fuerza y complejidad emocional. Junto a él encontramos a Colin Firth y Max Von Sydow.

Uno de los aspectos que mejor se transmite es la unión de los marineros, de la hermandad que existe entre aquellos que sirven en el mar. Muchas de las películas de Vinterberg también exploran el lado positivo y negativo de las familias o clanes: Celebración, La caza, La comuna, tanto en términos de solidaridad como en la exploración de la traición. “Es un tema recurrente en mis películas. Puede que esté en mi origen, posiblemente. Es algo a lo que siempre regreso. Ya cuando estaba en la escuela de cinematografía estaba fascinado por la vida familiar, la unión y el tema del individuo confrontado a la comunidad".

En conjunto se trata de una película notable, que transmite valores e invita a la reflexión. Además posee un excelente ritmo, que logra captar la atención completa del espectador en sus dos horas de duración. El único punto en contra es que está rodada enteramente en inglés, y saca bastante de la historia el ver a supuestos rusos hablar entre ellos en un idioma que no es el suyo. Ahí Vinterberg cae en una de las prácticas más artificiosas del cine hollywoodiense, del cual pretendía alejarse con el movimiento dogma. Kursk tiene previsto su estreno en España el 5 de diciembre.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación