Junio 2020

MANEATER

La originalidad de este videojuego, lanzado el pasado mayo, (disponible para Windows, Nintendo Switch, PS 4 y Xbox One) es que manejamos a un tiburón. A pesar de ser una de las criaturas que más fascinación produce, no ha sido muy pródiga su aparición como personaje para controlar. Quizás el más destacable hasta la fecha fuera Jaws: Unleashed de 2006 (para PS2, Windows, Xbox), basado en la película de 1975 de Spielberg.

Maneater sigue el modelo que instauró Grand Theft Auto: libertad para explorar un territorio en vez de recorrer un camino fijo, bien siguiendo la historia principal, realizando misiones secundarias que desbloqueen habilidades, o simplemente disfrutando de la interacción con el entorno. Esto último es uno de los puntos fuertes del juego, ya que la sensación de explorar el fondo del mar es absoluta, así como de encarnar a uno de los mayores predadores del océano.  Empezamos siendo una cría de escualo, e iremos creciendo cuanto más comamos, hasta alcanzar los 9 metros de tamaño.

También podemos añadir diferentes evoluciones como descargas eléctricas, soltar veneno o recubrir nuestro cuerpo de una dura capa de hueso como defensa.  Las misiones se basan casi exclusivamente en devorar todo a nuestro paso, bien cazando humanos, destruyendo barcos de pesca ilegal o eliminando a los diferentes predadores alfa que ocupan cada territorio: un caimán, un marrajo, una orca o incluso un cachalote.

Al encarnar a un tiburón es obvio que no existen diálogos, una historia profunda o una narrativa tan fluida como en otros juegos protagonizados por los habituales mafiosos, soldados, magos o alienígenas. Pero aporta bastante el hecho de que hay una voz en off que en forma de narrador relata, con tono documental/cómico, los hábitos de nuestra criatura o del entorno que le rodea.

La jugabilidad es muy fluida, es fácil manejar al tiburón y resulta una gozada verle devorar a sus presas. Tiene unos movimientos muy básicos: morder, pegar golpes con la cola y saltar por encima del agua. Donde más destacan los gráficos es en la representación de los seres marinos.

Las misiones por zona son todas muy parecidas, llegando a ser repetitivas. Pero la variedad de fauna acuática al explorar cada zona impide que se vuelva aburrido. En conjunto Maneater es simple pero bastante divertido y con un precio muy acorde con lo que ofrece, unos 40 euros.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación