Febrero 2018

MAX PAYNE

 análisis de la saga

Ésta es una de las obras maestras que marcaron un hito en la historia de los videojuegos.  Salió en 2001 (disponible para Windows, PlayStation 2, Xbox, Macintosh, Game Boy Advance, Xbox 360, PlayStation 3, iOS, Android). Se trata de un juego de disparos en tercera persona, donde encarnamos a un agente de la DEA, que se enfrentará a una conspiración criminal, recorriendo las calles de Nueva York durante una de las peores tormentas de nieve que recuerda la ciudad.

Manejamos todo tipo de armas de fuego de forma frenética, rodeados de enemigos y luchando constantemente por nuestra supervivencia, al más puro estilo de Bruce Willis en Jungla de Cristal. Fue innovador al ser el primero en introducir el "tiempo bala" en un videojuego: donde la acción se ralentiza, y podemos observar a cámara lenta los tiroteos. Entre medias de la acción, tenemos numerosos momentos donde simplemente recorremos nuestro apartamento, o diferentes escenarios que nos meten de lleno en el mundo sórdido y oscuro de Max, hablando con personajes retorcidos, atormentados o seductores.

Incluso llegamos a conducir al protagonista en medio de sus propias pesadillas, con un simbolismo exquisito que muestra la complejidad del videojuego, más allá de ser un simple –mata malos-. También destacó por utilizar viñetas tipo cómic entre fases, como si se tratase de las páginas de un tebeo, para mostrar la historia. Todos estos detalles nos sumergen en una ambientación digna de la mejor novela negra, que es lo que en realidad supone Max Payne. Se trata de un videojuego sobresaliente y tremendamente adictivo.

En 2003 salió la secuela, The Fall of Max Payne (Windows, Xbox, PlayStation 2, Xbox 360, PlayStation 3): continúa con todas las características mencionadas, un guion atractivo que atrapa desde el primer momento y gráficos más potentes que mejoran la experiencia.

A diferencia de otras sagas, que pretenden aprovechar el tirón de la primera parte, ésta continuación es una delicia que demuestra hasta qué punto Remedy Entertainment (la empresa Finlandesa responsable del desarrollo) pone pasión en sus creaciones. Otra joya muy recomendable de los mismos es Alan Wake.

La tercera entrega llegó en 2012 (para Xbox 360, PlayStation 3 y Windows). A pesar de tener unos gráficos más impresionantes que nunca, se nota que Remedy Entertainment ya no estaba al mando. En su lugar RockStar (responsable de Grand Theft Auto), llevó a cabo un juego notable, con mucho cuidado en cada detalle para imprimir el máximo realismo, pero que pierde todo el encanto de los primeros. Intenta ser fiel a los orígenes pero no llega a dejar el mismo sabor de boca que los originales.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación