Julio 2016

TRILOGÍA SOLDADO UNIVERSAL

Soldado Universal se estrenó a principios de los 90, pero por todos sus elementos podría haber sido perfectamente un clásico ochentero. El director Roland Emmerich es el responsable de varios abortos cinematográficos como Independence Day, El día de mañana o la versión de Godzilla de 1998,  Sin embargo Soldado Universal era un filme sin pretensiones que sin ser una maravilla, tenía un guión e historia que mezclaba a la perfección personajes carismáticos, golpes de humor y peleas más realistas que las actualmente predominantes dentro del género.

Su principal reclamo fue el primer enfrentamiento en la gran pantalla de dos estrellas de acción  como Jean-Claude Van Damme y Dolph Lundgren, ambos interpretan a dos soldados muertos durante la guerra de Vietnam, que son utilizados por el gobierno estadounidense en un experimento para crear el arma perfecta. Pero cuando cayeron en combate fue cada uno a manos del otro, así que a pesar del lavado de memoria acaban descontrolados, enfrentándose de nuevo. Y con uno de mis "villanos" favoritos, el sgto Andrew Scott (interpretado por Lundgren).

A finales de los 90 se intentó rodar una segunda parte. Soldado Universal: El Retorno demuestra que no es tan fácil realizar una cinta de este género. Se obvia el estilo de lucha realista por coreografías mareantes, las escenas de humor y personajes dan más pena que otra cosa, y a la media hora uno ha perdido el interés. Fue el primer, y afortunadamente último, trabajo como director de Mic Rogers, cuya carrera en un 99% se ha limitado en ser coordinador de dobles.

En el 2009 John Hyams retomó la historia con Universal Soldier: Regeneration, y conectó directamente con la primera parte de Emmerich, como si El Retorno hubiera sido sólo un mal sueño. Regeneration se sitúa en Rusia, donde un científico renegado pone sus conocimientos al mejor postor y los unisol son utilizados como armas terroristas. Aquí se nota un nivel de producción menor ya que, quitando una espectacular persecución en coche, casi toda la cinta tiene lugar en una planta abandonada. Pero Hyams demuestra su habilidad sabiendo sacarle el máximo partido a los pocos medios con los que cuenta, la antítesis de filmes como Los Mercenarios 2  que, con un alto presupuesto, acaban decepcionando. Regeneration deja de lado el humor y evoluciona hacia un tono más gris y visceral. También se nota cierto cambio en la coreografía, con ciertos toques de AMM (Artes Marciales Mixtas), de hecho junto a Van Damme y Lundgren encontramos a Andrei (The Pitbull) Arlovski, antiguo campeón de sambo (arte marcial ruso) y de pesos pesados en la UFC, una de las empresas más representativas de las citadas Artes Marciales Mixtas. El resultado final es una cinta que destaca bastante dentro de la serie B, llegando al notable. También recomiendo los videojuegos lanzados por la UFC (esta compañía se caracteriza por cuidar con mimo la calidad de todo el merchandising que lleva su firma), que harán las delicias de los amantes de los juegos de lucha.

La última entrega, del 2012, Day of Reckoning, cuenta como protagonista con Scottt Adkins, una de las estrellas de artes marciales más destacadas del cine ahora mismo, con una capacidad física espectacular y unas dotes de interpretación bastante decentes. Luc Deveraux (Jean-Claude Van Damme), tras la operación en Rusia, lleva años liberando unisols del control del gobierno. Aquí  se da más metraje a la historia, con cierto aire de thriller, y se intenta profundizar en los infiernos personales de los personajes, aunque sigue contando con la marca de la saga: salvajes peleas de gran crudeza y cierta belleza. El tono es cada vez más oscuro y sórdido, y se nota un claro homenaje a Apocalypse Now. Es obvio que John Hyams quiso experimentar, dando a luz un filme bastante perturbador. Day of Reckoning es un experimento curioso, que no resulta tan redondo como sus predecesores, pero que sin duda merece la pena su visionado.

Creado por Gabriel del Valle

    Si cualquier artículo ha sido de tu  interés considera hacer una donación